/widgets.js";var sz=d.getElementsByTagName(s)[0];sz.parentNode.insertBefore(z,sz)}(document,"script","zb-embed-code"));

¿Tu casa te vuelve loca?: Un enfoque psicológico de la decoración de interiores

¿Te has puesto a pensar en el impacto que tiene la casa donde vives en tu cerebro?

Me encontré una investigación que me parece muy interesante, donde plantea de manera científica, cómo se relaciona la mente con la arquitectura, es decir, que le transmite y cómo el diseño de interiores puede traernos bienestar.

En 1999, se publicó un artículo que establece la relación entre la arquitectura y las experiencias neuronales que provoca. El lugar del cerebro donde ocurre esto se llama giro hipocampal que percibe los espacios y procesa la estructura de los edificios donde nos encontramos. El estudio reveló que el cerebro es muy sensible a las habitaciones bien organizadas y novedosas.

Si traducimos esto a la vida cotidiana, será muy fácil que te identifiques con una imagen mental de lo que sería tu casa ideal. Las sensasiones que experimentas cuando te levantas en la mañana y tu casa está limpia, organizada, encuentras todo lo que necesitas  son de tranquilidad, de satisfacción y sientes que el día te irá perfecto.

Pero ¿Qué sucede si tendemos a acumular objetos, a no tener identificado un lugar para cada cosa y no guardar los objetos que utilizamos? La historia la conoces, tropiezas, todo se te cae, pierdes tiempo encontrando las llaves para cerrar la casa y sales corriendo con el estrés ya puesto.

Es muy interesante estudiar como la psicología y la decoración tienen una relación muy estrecha, pero no tienes que tener un postgrado en Neurociencias para percibir el entorno, basta con llegar a un lugar que no conoces pero parece decorado para la portada de una revista y te hace sentir magnífica.

Quizá ese closet lleno de cosas que no utilizas es la causa de tu irritabilidad, quizá es el desorden y la desorganización de tu casa lo que te causa estrés, o la acumulación de papeles lo que te hace sentir improductiva en tu trabajo.

Te invito a que me digas en que lugar te gustaría trabajar más, ¿El primero o el segundo?

Atrévete a mejorar tu entorno, recuerda que como es adentro, es afuera.

¡Si lo deseas, lo mereces!

Bibliografía:

  • Doidge, N. (2007). The brain that changes itself. London, England: Penguin Books Ltd.
  • Eberhard, J. (2007). Architecture and the brain: A new knowledge base from neuroscience.
  • Mallgrave, H. (2011). The Architect’s brain: Neuroscience, creativity, and architecture.
  • Rashid, M. & Zimiring, C., 2008. A Review of Empirical Literature on the Relationships Between Indoor Environment and Stress in Health Care and Office Settings: Problems and Prospects of Sharing Evidence. Journal of Environment and Behavior, 40(151).
  • Zeisel, J. (2006). Inquiry by design: Environment/behavior/neuroscience in architecture, interiors, landscape, and planning. New York, NY: W. Norton and Company
Comparte conocimiento:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies