Flechas envenenadas afectan nuestro descanso

En la escuela de las formas, es de suma importancia analizar el entorno de nuestra vivienda  y su influencia energética en nosotros. Observar la energía que nos envuelve es una de las primeras cosas que debemos hacer cuando deseamos armonizar con Feng Shui.

Las formas más armoniosas son las redondeadas ya que carecen de puntas capaces de emitir agresivos rayos de energía que pueden tener efectos nocivos si estamos expuestos a ellos constantemente.

En la arquitectura y la decoración contemporáneas la mayoría de las formas que nos rodean son cuadradas, rectangulares y angulosas. Si miramos detenidamente las construcciones de los techos de dos aguas, las columnas, las vigas, los muebles y demás objetos prácticamente todo a nuestro alrededor lanza haces de energía negativa contra nosotros.

Los chinos llaman a estos rayos: “flechas envenenadas”, pues aunque son invisibles, tienen un efecto notable en nuestra vida. A menudo tenemos cierta sensación de inquietud cuando nos vemos expuestos a estas “flechas” durante un buen rato, pero como no estamos conscientes de ellas, nos conformamos con acostumbrarnos al malestar.

Un ejemplo muy sencillo es la esquina del buró que apunta más o menos a la espalda baja cuando dormimos,  esto propicia que el sueño no sea reparador y por tanto nos sentimos cansados o hasta nos levantamos de malas, incluso en el peor de los casos, pueden producirse enfermedades.

Si bien estas “flechas” son para poner atención, no nos obsesionemos tratando de que no haya esquinas en ningún lugar de la casa. Para esto te recomiendo hagas el siguiente ejercicio: hay tres lugares importantes donde pasamos suficiente tiempo como para ser afectados por ellas, estos son: La cama, nuestra silla de trabajo y el sofá donde pasamos buena parte de nuestro tiempo de ocio. Siéntate en cada uno de ellos y observa cuidadosamente si hay ángulos que apunten en esa dirección, si es así, aquí te dejo algunas recomendaciones:

Lo primero que podemos hacer y lo más lógico será evitar situarnos delante de la flecha envenenada durante períodos prolongados de tiempo, es decir, más de dos horas. Si no podemos evitarlo entonces es una buena idea colocar una planta o algún otro objeto decorativo para que sirva de escudo entre la esquina y nosotros.

Wind Chime (vía)

Dos de los objetos más utilizados en el Feng Shui son: el “wind chime” o campanillas de viento para que con su movimiento disperse la energía negativa y la esfera de cristal facetada que hace que se refracte la luz, permitiendo la circulación de energía positiva.

En el caso del buró  podemos poner una tela sobre el como si fuera un mantel para que cubra las esquinas por lo menos cuando estamos durmiendo.

Cuéntame si tu casa está bien protegida de estos elementos agresivos o puedes utilizar alguno de los consejos que te doy.

Comparte conocimiento:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies