¿El Feng Shui es una religión?

¿Interfiere la práctica del Feng Shui con mis creencias religiosas?

¿Está bien que lo practique si soy de “x” religión? 

Estas son preguntas que me hacen frecuentemente, y si estás leyendo este artículo, es muy probable que también sientas la misma inquietud, así que te dejaré algo de información para que tomes tu decisión.

Partiremos desde la definición de religión, que según el diccionario de la Real Academia Española es: “Conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto”.

Mientras que el Feng Shui puede ser definido como “El complejo arte Chino de crear ambientes armoniosos que mejoran el balance de las energías por medio del acomodo de los espacios”. Es un cúmulo de conocimiento ancestral para mejorar nuestra vida, es una metodología para obtener un bienestar, digamos que es equiparable al yoga.

La práctica del Feng Shui, si se hace de manera correcta, puede traer muchos beneficios y a veces más rápido de lo que pudiéramos imaginar, quizá es por esto que para algunas personas suena irreal que reacomodando los muebles de la casa y aplicando algunas “curas” puedan mejorar su salud, sus relaciones interpersonales y sus finanzas, por ende  lo perciben como si fuera “mágico”.

Por otra parte, es probable que se hayan encontrado a algunas personas que se auto proclaman “practicantes” de Feng Shui y que rayan en lo ridículo, cargando con ranas de tres patas o budas a todas partes. Esto no ayuda en lo más mínimo, ya que esto no es necesario para lograr armonía en el hogar o lugar de trabajo.

También es cierto que la cultura China habla de “El Dios de la cocina”, “Kwan Yin”, “Buddha”,”Los 3 Dioses de la fortuna”, etc y esto puede provocar esa creencia de que nos enfrentamos a un culto a las deidades.

Se requiere de una mentalidad abierta y sumamente práctica para entender esta filosofía y no permanecer en la parafernalia oriental, sino excavar profundamente en el conocimiento y la genuina enseñanza del Feng Shui.

Como conclusión, el Feng Shui no es una religión, y aunque es un arte que está fundamentada en una cultura profundamente espiritual y de raíces Budistas, no necesitamos utilizar sus simbolismos para aplicarlo en nuestros espacios, de hecho, siempre será más poderosa una expresión de la energía Divina en una forma que esté en resonancia con nuestro espíritu.

¿Puedes aplicar el Feng Shui si eres una persona religiosa?

Creo que esta pregunta la resolverás en lo profundo de tu corazón, pero si me preguntas a mi, la respuesta es simple: ¡SI!

Te dejo un gran abrazo 

Comparte conocimiento:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies